domingo

Excusas




Recibo innumerables consultas preguntando sobre las clases,  y algo en lo que muchos coinciden a la hora de preguntar es ....

Son muchos por clase ?
Hay principiantes ?
Hay avanzados ?
Pero mirá que yo no se nada de nada  ...
Mirá que estoy muy fuera de estado ....
Mejor primero voy a un gimnasio a ponerme en forma ??
Das clases particulares ?

Estas y otras muchas dudas surgen de los adultos que me consultan, (y digo adultos porque los jovenes no tienen esas limitaciones, se dan a partir de los 23/24 años) y curiosamente la  mayoría, solo se queda en la averiguación, porque tiene "miedo" a no se que, a quedar "expuestos" al "ridículo" ??, a no saber ??.

Es muy extraño, curioso, como cuesta entender que una escuela es un lugar para aprender, desde CERO, desde el no saber, no hay que rendir exámenes, de hecho, TODOS empezamos de esa misma manera, NO sabiendo, sin estado físico, sin NINGÚN conocimiento y eso es lo hermoso, el volver a aprender en un hermoso ambiente.

Resumiendo:

No esperen estar mejor físicamente
No esperen estar mas "delgados"
No esperen saber ?
No esperen un momento "mejor" (posterguistas cronicos del eterno mañana)
No posterguen diciendo que ya son viejos
No posterguen ......

Un consejo:

Actúen
Equivoquense
Hagan
No se arrepientan
La edad no es una excusa
La excusa es una excusa

Un abrazo y recuerden que un largo camino, comienza con el primer paso

DZ



Como elijo una escuela ?
Primero que nada, entender que a una escuela se va a aprender, ello significa que NO es necesario JAMAS haber hecho ninguna actividad por el estilo.

A la hora de elegir una escuela, que debo tener en cuenta ?

Quiero competir ?
Quiero entrenar para sentirme bien con mi cuerpo ?
Quiero cambiar mi vida ?
Quiero aprender a defenderme ?
Quiero disciplinarme en mi vida ?
Quiero sentirme más seguro ? 

Para quien es el Jiu Jitsu ?

Importa la edad ? depende de la escuela generalmente entre 15 y 60 años
Importa el estado físico ? NO
Importa la no experiencia ? NO
Importa el sexo ? NO
Importa estar sano ? SI

Lo mejor es tener una entrevista con el maestro y que nos cuente hacia donde van sus enseñanzas y su escuela, ver si coinciden con mi búsqueda
No teman preguntar, un verdadero maestro (como lo son en la mayoría en BJJ)  los guiará sin anteponer intereses personales



Saludos Dario

martes

La efectividad no es la meta, sino la eficiencia



Hace poco, viendo un video en donde el profesor Roy Harris hace una devolución a sus alumnos, escuché lo siguiente “La efectividad no es la meta, sino la eficiencia”.
Fuera de contexto parece una frase de marketing, o una verdad revelada de las artes marciales como “la fuerza proviene de tu interior”. Sin embargo es un concepto fundamental del arte suave.

Particularmente, lo que el mestre intentaba explicarle a su alumno es que abusaba de su fuerza, principalmente la de sus brazos. Esto llevaba al alumno a permitir retenciones basadas en la toma del brazo, a ser finalizado con armlocks o a la fatiga muscular.

Esta es una situación muy común, muchos tenemos la tendencia a suplir la falta de técnica con fuerza, o al menos lo intentamos. Más aún, creo que todos tenemos alguna fortaleza relativa particular: fuerza, potencia, elasticidad, etc.; y por momentos luchamos como si todo se resolviera con esa  única herramienta.

Las consecuencias de estos abusos no tardan en llegar, nos quedamos sin energías a mitad de una clase, nos lesionamos o no logramos aplicar las técnicas conocidas adecuadamente. Otras veces, algún cinturón avanzado nos hace notar que ese no es el camino, cuando se pasea por encima de uno sin signos de cansancio alguno.

La práctica de esta disciplina, y me refiero a práctica al tiempo que destinamos al entrenamiento donde no hay situaciones de real peligro, implica una búsqueda mucho más compleja. No se trata de finalizar al compañero a cualquier costo, de someterlo la mayor cantidad de veces posibles, de no ser finalizado, de aplicar la fuerza bruta en pos de ganar una lucha: eso sería ser eficaz.   

Definitivamente hay que dominar al oponente, también buscar la sumisión, pero utilizando todos los recursos que tenemos como jiujitsukas de manera eficiente, controlando el gasto de energía y la utilización de la fuerza. Pudiendo así luchar una o dos horas seguidas sin alcanzar el agotamiento, disminuir la cantidad de lesiones y luchar con gente más grande y más fuerte que uno.

Autor
Martin Rouaux


Reflexión sobre la práctica de Brazilian Jiu Jitsu en Constrictors

por. Facundo Malvicino .Instructor faixa rosa

Leyendo el libro Entre las cuerdas del sociólogo Loïc Wacquant, donde realiza un estudio etnográfico en un gimnasio de boxeo en un gueto negro de Chicago, se me ocurrió que existen algunas similitudes con el Brazilian Jiu Jitsu (BJJ) que me gustaría compartir. Particularmente, me interesa el análisis que hace de la práctica y el sparring, el cual utilizo para una reflexión sobre la relación entre compañeros y los valores de una escuela.

Me gustaría comenzar con el concepto de práctica que el autor toma de Pierre Bourdieu, donde:

“toda práctica obedece a 'una lógica que se efectúa directamente en la gimnasia corporal', sin pasar por la consciencia discursiva ni la explicación reflexiva, es decir, excluyendo la aprehensión contemplativa y destemporalizadora de la postura teórica […] Además, el boxeo consiste en una serie de intercambios estratégicos en los que los errores se pagan en el acto, la fuerza y la frecuencia de los golpes encajados establecen el balance instantáneo del resultado: la acción y su evaluación se confunden y el examen reflexivo queda, por definición, excluido de la actividad. Es decir, que no puede hacerse ciencia de este 'arte social' si se rehúye la iniciación práctica, en tiempo y situaciones reales. Comprender el universo pugilístico exige la implicación personal, el aprendizaje y la experiencia.” (p. 66).

Tal vez podamos hacer una distinción en términos de la aprehensión contemplativa para el caso del BJJ. En esta disciplina, en un momento del aprendizaje es necesaria la contemplación simultánea con la experiencia: es el ‘observarse’ del que alguna vez hablamos, es la observación de segundo orden que permite comprender el proceso de aprendizaje y conocernos a nosotros mismos. De ahí que exista una apreciación contradictoria sobre este arte (como sucede con el boxeo), cuando decimos que el BJJ es un juego de estrategia -un ajedrez- y al mismo tiempo insistimos en que no hay lugar para el razonamiento durante la lucha: “el cuerpo del boxeador [jiujutsuka] es el estratega espontáneo que conoce, comprende, juzga y reacciona al mismo tiempo” (p. 96).

Esto nos lleva a discutir la lógica social del sparring (o lucha), siendo a su vez una actividad individual como se desprende de lo anterior. Como sugiere el autor para el caso del boxeo, hay que hacer sparring para ponerse en forma para el sparring, o bien parafraseando: hay que hacer BJJ para ponerse en forma para el BJJ. Aunque esta expresión resulte redundante, existen conductas recurrentes en los luchadores, generalmente luego de las lesiones, que se toman “un tiempo” para ponerse en forma para el BJJ, o bien de acuerdo a lo anterior, un tiempo para ponerse en forma para ponerse en forma. Vale detenerse un momento en este punto, porque esta dilación puede estar provocada por la angustia que está fundada en el miedo a volver a lastimarse o a sentirse expuesto, a ser sometido. El miedo está presente en todos y presenta dos alternativas: o se avanza o se retrocede.  Las diferentes reacciones no se explican por una cuestión innata, sino por “una capacidad adquirida, producida colectivamente por el sometimiento continuo del cuerpo a la disciplina del sparring”. Se trata de un entrenamiento tanto físico como emocional.

Esta práctica físico-emocional sólo puede hacerse en colaboración con otro luchador. No existe la posibilidad de practicar BJJ sin un compañero, incluso ni siquiera la técnica puede practicarse individualmente como en el caso del boxeo (i.e. hacer sombra, golpear la bolsa). Por lo tanto, el cuidado del compañero es tan importante como el cuidado del propio cuerpo debido a la dependencia mutua que impone la lógica de esta actividad: desde el aprendizaje, no hay tori o nage sin uke y viceversa; mientras que en la dimensión más competitiva, se puede decir que no hay sometedor sin sometido. Por lo tanto, en mayor o menor medida, siempre existe una responsabilidad compartida en una lesión: expresiones tales como “se lesionó solo” son inválidas por definición en una lucha o entrenamiento técnico de BJJ; de la misma manera que “un accidente” no exime dicha responsabilidad. No comprender este principio elemental es confundir escuela o equipo de luchadores con grupo de practicantes de una actividad: en lo primero se requiere compromiso, se cultiva el respeto, se desarrolla la solidaridad y se deposita la confianza entre los compañeros; mientras que el grupo no demanda más que la concurrencia rutinaria de personas a un espacio deportivo/recreativo por conveniencia, comodidad, etc. No hay mérito en “ganar” o lastimar a un compañero, sobre todo cuando este fin se alcanza traicionando su confianza. No es necesario que haya “amistad” entre todos los miembros de un equipo; lo que no puede haber es indiferencia o desprecio hacia un compañero-luchador. Desde ya que esta es la mención de un conjunto de valores deseables (y discutibles), al menos desde mi punto de vista, de los cuales difícilmente se pueda prescindir para desarrollar una actividad de cooperación competitiva cohesionada.

Esto nos devuelve al comienzo de la nota y al carácter simultáneamente social e individual de la práctica. El conjunto de valores de una escuela o equipo nace y se desarrolla colectivamente, sociabilizándose a través de la práctica deportiva o marcial. Se va gestando, evoluciona, se transmite y modifica simultáneamente con la práctica, dotando a los participantes de recursos para desenvolverse no sólo en el dojo, sino también en la vida. Tal como plantea el psicólogo Jorge Collado en la nota Psicología y Rugby, publicada en su blog Agotá el Lado:

“[…] como decía Catamarca Ocampo, "Un deporte vale como consecuencia de la educación que deja en quien lo practica". Y este deporte educa para ser solidarios y leales, persistentes y capaces de soportar y afrontar las dificultades de la vida. No modifica la personalidad estructural, pero la templa intentando sacar el máximo de su rendimiento. La persona que aprende lo esencial de este juego (cuando lo esencial es su conjunto de valores) tiene en sus manos el herramental necesario para intentar ser feliz y a la vez útil en la vida”. (Mayo 2009)

Este conjunto de valores es lo que en nuestra disciplina asociamos al Do, o el camino y método de aprendizaje del arte del BJJ, cuyo recorrido es de carácter simultáneamente social e individual.

Facundo Malvicino.

Fuentes de consulta


Collado, Jorge. Psicología y Rugby. Agotá el Lado, blog. Mayo 2009. Disponible: http://agotaellado.blogspot.com.ar/2009/05/psicologia-y-rugby.html

Wacquant, Loïc. Entre las cuerdas. Cuadernos de un aprendiz de boxeador. Siglo XXI Editores. Junio de 2006.

lunes

El orgullo de ser cinto blanco de Jiu JItsu



Un cinto blanco de Jiu Jitsu, como su palabra lo indica, es un lienzo en blanco, listo para aprender  y  re-aprender  cosas que ni siquiera sospecha.
re-aprenderá cosas tan simples como a pararse y sentarse.
Aprenderá  anatomía básica y biomecánica.
Aprenderá física de la palanca, peso, gravedad, energía aplicada, potencial y  cinética.
Re-aprenderá a respirar, a conservar y administrar su energía .
Aprenderá a hacer fuerza y los verdaderos limites de sus músculos y articulaciones.
Aprenderá sobre los  limites anatómicos y mecánicos de rotura y luxación.
Aprenderá que cuando esta cansado, deberá seguir y seguir encontrando un nuevo significado a la palabra cansancio.
Re-aprenderá a jugar como un niño.
Aprenderá a respetar a quienes llevan recorrido ya un largo camino.
Comenzara a mirar el mundo con otros ojos, será más piadoso y contemplativo.
Será más centrado y aplomado.
Cuando estos cambios suceden, entonces, estara  listo para cambiar de color.   

DZ

Llego la violencia a las artes marciales ?


Que está pasando ?

Días atrás, gracias a la generosidad de un colega Chileno, Victor Vasquez Rodriguez, quien me obsequio  entradas, tuve la oportunidad de asistir a el Arena Tour ll en el luna park, evento de MMA, y la verdad es que  quede gratamente  sorprendido por la  excelencia y   calidad de la presentación del mismo, a la altura de eventos internacionales de primer nivel.
Todo venía bien hasta que presentaron al primer luchador extranjero  y comenzaron los abucheos, silbidos, insultos, gritos de toda índole hacia su madre, sexualidad, nacionalidad, etc
Quise desaparecer, busque un hoyo donde meter la cabeza.
Entendí, con tristeza que la violencia futbolera, intolerante y disgregadora de sociedades  también esta penetrando las artes marciales, violencia que trata de enmascararse en frases como:
Son cosas del folclore
No es para tanto, siempre paso  
Siempre sucedió (mentira)
Como asistente a competencias marciales internacionales desde hace 35 años, puedo asegurar que esto en el mundo de las artes marciales, no sucedía.
                Que podemos hacer aquellos que nos interese conservar y defender ese "viejo" precepto llamado  Respeto?  
Seguir trabajando incansablemente, sabiendo que es nuestro  deber  inculcar en nuestros  alumnos aquellos valores, (para la  vida), además del arte marcial en si mismo,  concepto   que la sociedad se esta encargando de descomponer y degenerar.
No soy una carmelita descalza, ni pretendo serlo, pero no tengo dudas que en las artes marciales quiero preservar la Inclusión, respeto, tolerancia, paz, fraternidad y hermandad ... 

Abrazos DZ

domingo

GANAR, PERDER, QUE?



Estas últimas semanas, he escuchado algunas anécdotas de alumnos que se vieron envueltos en situaciones que podían desencadenar en "problemas", pero que por suerte supieron como resolverlas más allá de lo físico.
Siempre les digo, sostengo y machaco que salvo una situación de verdadero riesgo, eviten el enfrentamiento físico,  incluso a costo de que duden de su “honor”.
Sostengo que es nuestra responsabilidad ser guerreros de la paz, tratar de aportar cordura a situaciones de violencia por la violencia misma,  hacer  un culto del evitar problemas y poner paños fríos cuando lo requiera, porque lo contrario, es apagar incendios con nafta, y esto, es lo último que nuestra sociedad necesita.
En las escuelas de artes marciales, es común encontrarse con alumnos que vienen a aprender defensa personal  y andan por la vida esperando el momento para probarse, por ende, es nuestra obligación como docentes, transmitirles que solo se “desenfunda la espada” en caso de situación límite, que un intercambio de palabrotas no es motivo para hacer o hacerse daño, tampoco lo es un raspón en el auto ni cosa que se le parezca, deben aprender a contextualizar, a tratar de ver las situaciones de forma más calmada que el resto de la población.
Soy un convencido que los artistas marciales debemos ser  una forma de guardianes silenciosos de la cordura  y que debemos tener la sabiduría y templanza  de saber cuando aplicar paños fríos ante situaciones que al común de la gente los desbordaría.  
Es nuestra obligación como docentes hacerles comprender a alumnos que de un enfrentamiento, (salvo absoluta necesidad) no sale NADA bueno, puedo herir o salir herido severamente y en un instante  mi vida puede cambiar para siempre,  “gane” o “pierda”


Abrazos D.Z

martes

y a vos, QUETEPASA ?


Cuando el raciocinio es pisoteado por nuestro accionar genético antropológico más básico, estamos en problemas, cuando se  despierta el simio interno,  hemos perdido la cabeza!!!...
A que me refiero con esto?,  a que  el hombre moderno, aún guarda en sus genes muchísimos rastros de aquel  Neandertal de la prehistoria,  características que seguramente habrán sido muy útiles en ese contexto, ya que en "modo" pelea, podía salvar sus vidas y la de quienes lo rodeaban, pero que hoy, si se nos "suelta la cadena", nos jugaría muuuuy  en  contra.
Si bien podría decirse que aun vivimos en lo que sería una especie de tribu o aldea, modificada, nuestro comportamiento social, por suerte o no, ha sido severamente modificado y readaptado hasta convertirse en lo que es hoy, grandes conglomerados u “aldeas” muy organizadas donde el uso de la  fuerza ha pasado a un segundo plano, pero qué pasa cuando el mono que todos llevamos adentro se despierta ?,  este mono/ gorila se asoma, se despierta y sale a pasear,  sin cadena, y puede meternos en graves problemas.
Todos los hombres tenemos un punto débil que hace que nos despierten ese gorila, para cada uno es distinto, para algunos es simplemente que lo miren feo, para otro que le toquen el paragolpe del auto, para otro que le miren la cola a su mujer, o lo insulten y curiosamente siempre son cosas pequeñas, que no merecen la atención, pero que a un determinado macho, en un determinado contexto lo enloquece y pierde el dominio de sí mismo, y este mono interno pasa a tomar el control del sujeto por unos segundos o minutos y es allí donde aparece  lo que yo llamo el quetepasa, quetepasa?. Que no es otro cosa que dos mamíferos machos cara a cara, (similar a la recreación que hacen los boxeadores para la foto después de un pesaje) acercando sus rostros hasta tocarse la nariz una contra otra  queriendo demostrarle al otro que no solo no teme, sino que está dispuesto a pelear a muerte por ese  “territorio” !.
Esto existe en TODAS las especies y culturas, y casi ningún macho escapa a estas reglas  salvo que se trate de un macho "Omega", por ende, más sumiso.
A partir de esto, es que los  practicantes de artes marciales, debemos tener mucho más cuidado que el resto, por dos motivos, primero porque generalmente somos sujetos alfa 1,  por lo tanto más susceptibles a sufrir este fenómeno, a pesar de que teóricamente  estamos entrenados para identificar los problemas y no meterse en ellos.  El segundo motivo, es que en algunos casos, pueden creerse el personaje de Bruce Lee y las dagas voladoras.   
Qué hacer cuando nos damos cuenta que el mono está por salir ? tratar de medir las consecuencias, contar hasta diez, contextualizar que las mismas pueden ser graves y sin sentido, con peligrosas secuelas legales, físicas, económicas y hasta mortales, porque la mayoría de los accidentes graves en riña, devienen de allí...

Saludos DZ

sábado

DESPERTAR PASIÓN

Tiempo atrás un alumno me preguntó acerca de que método de enseñanza  consideraba más efectivo para las artes marciales.
La respuesta es amplia, como dicen, cada maestro con su libro.  En lo que concierne  al  método que se implementa en nuestra escuela, está basado ni más ni menos  en la forma que me  hubiera gustado me transmitieran a mi.  Soy un convencido que de la misma manera en que aprendimos hacer algunas de las acciones que mejor dominamos,  como caminar,  escribir, manejar, se han incorporando  practicando y  repitiendo. Caminamos  en terreno firme, arenoso, fangoso, y sin darnos cuenta, nos convertimos en expertos caminantes, podemos correr, esquivar obstáculos y enfrentar problemas relacionados con todo lo que tenga que ver con la marcha y avanzar con seguridad.
En el camino, he aprendido con métodos de enseñanza  tradicionales de hace cientos  de años, de los cuales no dudo de su eficacia, pero se podrá hacer de otra manera ? …. si, no tengo dudas de que si, se puede innovar, teniendo en cuenta el contexto  y la   finalidad.
Dando por descontado que son fundamentales determinadas técnicas  básicas, tanto del BJJ como de otras artes marciales, descubrí que una vez que estas bases comienzan a afianzarse y jugando con resolución de problemas, invito a  pensar y resolver situaciones,  les propongo  probar con distintos escenarios y posiciones, invitando al alumno a resolver  planteos que tienen distintas respuestas a una misma situación, y es allí  que comienzan a percibir el espacio/tiempo en 360º, proponen, crean, descubren, y todo ello desde la motivación a experimentar y afianzar sus conocimientos

Que quiero para mis alumnos ? estimular su curiosidad, despertar su pasión, que nunca dejen de buscar el conocimiento. Entonces sentiremos que vamos por buen  camino…

lunes

SOY O NO SOY?....



Es un hermoso, amplio y polémico tema , intentaré hacer un pequeño y humilde acercamiento desde una óptica que se me antoja en este minuto y que cuando termine de escribir, quien sabe, seguramente ya habrá cambiado y será otra...

¿ Quienes pueden realmente diferenciar el  "ser", y el "hacer"?   es muy común que una persona cuando se le pregunta que es?, nos contesta su oficio, aquello que hace para vivir, pero  yo  pregunto  que sos?, no que haces? 
Es  ahí donde se plantea el cuestionamiento real!..

 ¿Cuántos de nosotros hacemos una actividad que nos identifique  real y profundamente con aquello que siempre soñamos ser , y cuantos de nosotros nos preguntamos?
¿Que pasó? ¿que hizo que tomara por este camino y no  otro, en que o quienes estaba  pensando cuando comencé  a elegir como vivir ? ¿ si hoy pudiera, volvería a elegir lo mismo ?

La vida nos va llevando por diferente senderos, pero aun dentro de esos senderos, siempre tenemos capacidad de elección, y digo siempre porque muchas veces escucho gente que  resignada  dice  “las cosas son así, es lo que hay” eso  habla de alguien que ha dejado que los demás (familia, pareja, sociedad, padres)  decidan que hará él de su vida, no explícitamente,  sino de la peor manera, influenciando, manipulando,  con pequeños mensajes o  meta-mensajes, que se van instalando desde pequeños en su inconsciente  y lo van guiando por una senda que muchas veces es ajena a  su esencia.

Somos  condicionados  a hacer aquello que nuestros padres, tíos o abuelos hubieran querido ser  o  consideraban  correcto  y terminamos montados  en fantasías y proyecciones  ajenas  del “querer ser” , incluso, podemos llegar a elegir profesión, casa, auto, pareja, trabajo, etc, solo por reconocimiento, admiración o aceptación de terceros y curiosamente lo que siempre postergamos es  nuestra verdadera  elección.
El peligro es la propia y eterna postergación de nuestra real vocación o pasión, con excusas  como, más adelante lo haré, no es el momento, primero debo hacer o tener tal o cual cosa y luego seré , me realizaré, lamentablemente no tuve la oportunidad, fue por culpa de.... , nunca me apoyaron, bla, bla, bla...  
   
Entonces, ¿Por que permito que elijan por mi ?

En realidad,  poder  elegir por uno mismo, no es nada sencillo, es un ejercicio muy complejo que requiere de intentar despojar nuestra  reflexión de influencias externas, mandatos familiares, sociales, religiosos, etc. y puedo jurarles que no es  nada  fácil,  ya que estas influencias están tan arraigadas que no son detectables, son fuerzas invisibles que se  convierten  en parte misma de nuestra esencia a veces de manera positiva y otras  no y por ende, cuesta despojarse de ellas, siquiera por un instante.
Más allá del Dinero, más allá de la fama, más allá del reconocimiento, ¿ que es lo que más quiero ser “cuando sea grande”, con que fantaseo?
¿ Y si soy muchas cosas y ninguna a la vez  ? ¿y si el año que viene devengo en otra cosa ?

Como para no hacer muy largo el tema, ya que muchas veces NO hemos podido elegir de que vivir, sepamos que podemos elegir el que ser, aquello que nos apasione, aquello que me lleva a soñar despierto, aquello que cuando lo estoy realizando el tiempo desaparece como en un nirvana.

Saludos Dario...



jueves

EL JIU JITSU DESPIERTA

                                                                                                     


Como es eso de que el Jiu Jitsu despierta ?
Que queres inventar Darío, que querés decir con eso de despertarse ¿?, despertarse a que ¿? Como ¿? No entiendo …
Bien, intentare explicarme sin caer en soberbias,  tonteras ni meterme en bretes

EL JIU JITSU, CAMBIA VIDAS

Me animo a decir que es MUCHO mas que un arte marcial o un deporte, mejora la calidad de vida emocional, psicológica, física, fisiológica, energética, incluso intelectual.   
Tengo estadísticamente demostrado que quien empieza a entrenar JJ, eleva su percepción de conciencia en la vida, abre los ojos de una manera distinta, se despierta.

Primero que nada, despierta su cuerpo, lo cachetea y hace entrar en un juego que no hacía desde que era un niño y tenía 5 años. Recuerdo cuando nuestras madres nos decían: no jueguen así, se van a lastimar, paren, no sean bestias, parecen animales ….. y justamente, todo ese juego “animal”  que debimos de haber desarrollado y disfrutado profundamente como el resto de los mamíferos  en nuestra infancia,  se vio frustrado, cuartado inconscientemente por nuestras madres, como tantas otras cosas en la infancia. El Jiu Jitsu nos saca de ese aletargamiento y volvemos a jugar e interactuar íntimamente con el prójimo, relacionándonos desde un lugar más básico, más animal, más franco.

Nunca es tarde, se puede recuperar el tiempo perdido y volver a ese juego sin importar la edad, y ese juego mamífero básico, sumado  a una buena guía técnica, se convierte en una terapia que va mucho más allá de las técnicas marciales del JJ, van al fondo del alma y nos comienzan a despabilar y traer a la realidad con un enfoque distinto, más lucido,  más humano,  nos conecta profundamente con nosotros mismos y luego nos permite conectarnos con lo que nos rodea con una claridad distinta, diría que, más lucida.

Todas las fobias,  miedos, virtudes,  ansias,  se ven exacerbadas en el dojo, es como que en una hora pasan muchas cosas y todas juntas y cuando ese día termina la clase, me PASO ALGO ….. bueno, malo, fabuloso o terrible, pero me PASO ALGO que si lo sé escuchar, me orientará hacia una nueva maduración tanto dentro del arte como en la vida misma.

    Cuando me refiero a despertarse, pienso que en estos años he visto infinidad de alumnos entrar el primer día a probar “que es esto del JJ” con el semblante bajo, una mirada velada y grisácea  y a los pocos meses estar apasionados, avispados, de buen humor y con una mirada vivaz, con  ganas de vivir, de aprender, de compartir... junto a  ellos vivo  la magia que al  pisar el tatami el tiempo DESAPARECE, si,  el reloj SE DETIENE !, las luchas parecen mantras y por momentos  siento  lo que sería para mi, una  versión de nirvana y  a mis compañeros  los siento como hermanos, a pesar del cansancio, y cuando vuelvo a salir a la calle, mi mente esta despierta,  abierta a ver la vida de otra manera .
DZ

viernes

Caminando y creciendo...



Antes de otorgar una graduación, pienso en cada alumno  en forma integral,  evalúo  variantes como:   años de práctica, presentimos,  desempeño técnico,  actitud hacia el entrenamiento,  compañerismo a nivel motivacional y físico, atención, respeto dentro y fuera del tatami, todo ello conforma una graduación, como dicen ahora, es una evaluación holística por lo que graduarse no solo  requiere el conocimiento de 20 técnicas de memoria, es un aprendizaje exhaustivo, con mayor  profundidad.
Ahora, que pasa con aquellos que son más lerdos para aprender?, no tienen derecho a graduarse? , ¿Qué pasa con aquellos maduritos, 40, 50, incluso 60 años, que si bien están muy bien físicamente,  ya no están como un joven  de 20?
Debemos orientarlos hacia un Jiu Jitsu más técnico y si bien el Jiu Jitsu se denomina arte suave, requiere de un componente físico muy importante, flexibilidad articular, buena columna y un buen nivel de energía (que no es lo mismo que fuerza). En cualquier caso, sobretodo en estos, es mi obligación, acompañar y estimular la práctica con más énfasis, cosa  que finalmente  me trae  más satisfacciones, ya que sin ser magníficos atletas, sus logros se convierten en grandes hazañas.
Así de a poquito, en el caso de los maduritos, más rápido en el caso de los más jóvenes y algunos muy rápidos en caso de los más dotados de físicos inteligentes y con  conocimientos integrales,  el   esfuerzo y la dedicación finalmente dan sus  frutos , de  igual manera, las graduaciones  llegan y con mucho placer, tanto para ellos como para mí, que  los veo crecer como artistas marciales día  a día hasta alcanzar niveles que me llenan de orgullo!.

Salute

domingo

Desde La Frustración

                    Los Jiujutsukas podemos usar las técnicas, no solo para que nuestros contrincantes se enfrenten con nosotros, si no además con ellos mismos, con sus propios miedos, los más básicos, como el miedo al ahogo, a la muerte, claustrofobia, a la rotura de huesos y el agotamiento más profundo que nunca sintieron, por no saber manejar su energía. Seguido a ello, generalmente aparece la angustia, por no saber que hacer,lo que a la vez lo lleva a hiper-ventilarse y  le dá taquicardia y se les dificulta la oxigenación, para finalmente entrar en pánico, por lo que en muy pocos minutos se encuentran en un circulo vicioso ( frustración, ahogo , pánico ) y se convierten sin proponerse, en victima de sí mismo.

                   Mientras el Jiu Jitsuka, puede tranquilamente, sin siquiera buscar una finalización, casi sin transpirar, hacer uso de la vieja técnica de “apretar” un poco, hasta que nuestro contrincante quede colapsado .

                 Estos son algunos de los sentimientos que invariablemente aparecen las primeras clases de quienes comienzan este apasionante arte. Es un momento de frustración que no todos los que prueban una clase pueden superar. Es por ello que de cada 10 personas que “prueban” su primera clase de Jiu Jitsu solo 2 o 3 continúan entrenándolo, el resto, literalmente SE ESCAPA, no vuelve jamás.

               Es un arte que requiere de mucha templanza, de carácter, alta tolerancia a la frustración y una perseverancia a prueba de balas.

              Aquellos que pasan con éxito su primer experiencia, ya no pueden abandonar jamás el JJ, no importa lo que suceda en sus vidas, trabajo, pareja, mudanzas, momentos alegres o difíciles, el Jiu Jitsu estará allí acompañándolo para siempre como un gran compañero de vida, en las buenas y en las malas...






Un abrazo para todos


DZ

lunes

Esperar su visita!

Cuando un alumno se va



Es un tema del que habitualmente los profes no hablamos mucho, pero que existe, es parte de la vida misma y se lo puede vivir de diferentes maneras
Es completamente normal que la vida nos lleve por caminos insospechados y que por ende, nuestras vidas cambien en múltiples aspectos,  cambios de trabajo, estudio, mudanzas, etc. Una de las consecuencias de esta revolución, es no poder seguir entrenando en mi  Dojo, lugar que me  contenía, donde estaban  mis  amigos, mis  
compañeros , lo que  hace  que  en muchos casos sea un trauma para alumnos,  y  profesor.
Esto  sucede porque es  común que se desarrolle  una relación muy estrecha entre ambos. Personalmente me pasa que adopto  a algunos alumnos como mucho más que  alumnos, como si fueran hijos, amigos entrañables, y se desarrolla un vinculo muy fuerte que trasciende el dojo, pero la cruda y dolorosa verdad es que este se deberá ir, y  aunque duela en el alma, sabemos que así debe ser y que es para el bien del alumno, y en esos momentos difíciles es cuando hay que apoyarlo emocionalmente, orientarlo  académicamente, trascendiendo egoísmos o deseos personales.
Admito que en muchos  casos me ha  sido duro  verlos partir,pero c'est la vie,  y se debe seguir adelante.
Lo que si  podemos  hacer es  mantener el contacto, la  amistad y esperar tranquilamente  su  visita  para saludar cada  tanto , como un hijo que  vive lejos y nos trae masitas  para el té y porque no!?, compartir  unas  roladas...

Abrazo para todos y recuerdos  para mis viejos alumnos…
DZ

jueves



 

LOS 4 NIVELES DE LA DEFENSA PERSONAL

A que llamo niveles de defensa personal ?

Llamo así a los niveles de agresividad que puedo desplegar en una situación de conflicto, ahora bien, si me paso de un nivel a otro sin una razón real, puede convertirse en una situación de exceso de defensa, estos niveles tienen por un lado una razón legal y por el otro lado uno de razonabilidad y moral.
Estos niveles pueden ser reconocidos y respetados por una persona bien entrenada.

Nivel 1: Se da en una situación de control con inmovilización básica, son las que generalmente deben utilizar la policía o fuerzas, tratando de generar el menor daño posible, es una situación donde no hay peligro de vida, pero se debe esperar ayuda o refuerzos, esposar o simplemente que el sujeto se calme, puede incluir algún estrangulamiento suave para desvanecer pero nada grave.

Nivel 2: Esta es una situación donde se debe utilizar una mayor agresividad para contener a un sujeto que nos puede poner en riesgo físico, puede incluir  estrangulamientos más agresivos, rotura de una articulación y golpes.

Nivel 3: Es una situación aún más complicada, donde hay un riesgo importante, incluso de vida, y un sujeto fuera de control, puede incluir estrangulamientos agresivos, cervicales, rotura de dedos y articulaciones, ataque a ojos, etc.

Nivel 4: Cuando en una situación existe riesgo de vida real y extremo (límite), no queda otra que contestar de igual manera, generando un daño extremo e irreparable. 

OSS

Darío Zwaig

miércoles

GURÚES?


     

Constantemente me  preguntan a cerca  de  la  filosofía del Brazilian Jiu Jitsu,   y mi  respuesta generalmente, es un tanto abierta, ya que el BJJ no posee una filosofía explicita como otras artes marciales, pero si posee una implícita muy poderosa, una filosofía que no está en los papeles sino en una comprensión del mundo desde otro angulo...   

Algo que claramente se nota en aquellos practicantes que se inician, es que comienzan a cuestionarse, con preguntas simples, no existenciales, más  bien  terrenales, acerca de sus limitaciones físicas, su fuerza (que en algunos casos la creían increíble), de su energía, de su respiración, del dolor, aprenden a estar atentos a su afuera de una manera distinta, más primitivo, más básica, no tan mística. 
Se produce una bajada a tierra, la persona se centra más en lo que lo rodea, en el aquí y ahora, por momentos  se olvida  de algunas filosofías aprendidas tal cual son, para sin darse cuenta comenzar a construir una propia, desde si mismo. Una filosofía que no pretende reñir con nada, que busca acoplarse, armonizar, esto ayuda a ver lo mismo de siempre desde otro angulo, a  reinterpretar.          
Normalmente, la mejor forma de estar en paz con lo que me rodea es estar en paz conmigo mismo, no tengo dudas que para ello es mejor construir a  partir de un pensamiento  de adentro hacia afuera, no es necesario aceptar una "filosofía" cerrada, ni gurues que me "ayuden" a pensar sino poner mi propia cabeza en movimiento y estar atento al afuera .

Resumiendo, aquellos que se acerquen al BJJ en busca de una filosofía de pensamiento o espiritual, lamento decepcionarlos, pero aun no la tenemos escrita, pero lo que si puedo asegurarles es que les clarificará sus mente para poder encontrarla donde corresponde, en ustedes mismos
Abrazos Dario

domingo


Transitando ...


En cualquier materia de estudio y más en aquellas en los que estarás muchos años o toda tu vida estudiando, te  encuentras con períodos en los que se avanza a pasos agigantados y  estados que el aprendizaje decae  y  sientes que estas en un plano de  quietud, como un llano,  un   desiertooooooooooooooo!...  A esos períodos los llamo  Mesetas. En  Jiu jitsu,  es un sentimiento normal que deviene cada cierto tiempo y forma parte de la maduración en este arte, hay que aceptarlos y transitalos  sin ansiedades ya que  este proceso de aprendizaje nos acompañara por años y años...
Estos estados son naturales y parte del aprendizaje en todas las etapas, son períodos que suceden y forman parte de la maduración natural de cualquier artista marcial, sepan recibirlos con la misma alegría que las otras etapas. Lo importante, es que siempre y sin excepción, después de una meseta, sobreviene una iluminación, una epifanía, algunas veces grande y otras muy sutil, pero de cualquier manera la maduración es parte del proceso,el premio a la perseverancia.
Como siempre digo, la paciencia y tolerancia a la frustración son fundamentales para el aprendizaje de las artes marciales, además de los litros y litros de sudor que deberán dejar en el tatami, soportar lesiones y tener una templanza Samurai a prueba de balas, con estos ingredientes, la superación está asegurada.

Si vale la pena ?
Solo tu tendrás la respuesta ...    

jueves



Darwinismo en el jiu jitsu ?


Muchas veces me he preguntado si en este arte marcial hay lugar para todos, y después de mucho meditarlo, conversar con amigos y haber visto pasar centenares de aspirantes por la academia, la conclusión es que NO.  Así como está planteado, no es para cualquiera , por eso, de cada 10 que prueban, apenas uno de ellos sigue practicándolo regularmente, el resto simplemente no puede, por más que lo intenten, no pueden, si no tienen ese fuego interno necesario, será inútil, he visto gente poner el alma, pero aún así no poder pasar el mes de práctica, colapsan emocionalmente  o físicamente, simplemente, no pueden.

Es que el  Jiu Jitsu actual no tiene lugar para grises, o lo amas o lo dejas...cosa  que no me pasó  con  otras artes marciales.  Si bien nació como un arte marcial más, mientras otras artes se iban deportivizando y haciéndose cada vez más vistosas, ésta, se fue poniendo más y más áspera, hasta llegar a nuestros días en que es un arte marcial que no admite a los de espíritu delicado.

Se que por un lado, la  rudeza del JJ, es la forma de probar y mantener  obligadamente afiladas las   técnicas el  cuerpo y la  mente, pero también  sé, que es  apasionante, y  he visto esa pasión en gente madura  que  recién comienza, pero  que no quiere  o no puede entrenar a un  ritmo tan alto o  su cuerpo responde diferente y  algunos  se ven  obligados  a abandonar.

Ante  esta  realidad, la pregunta que me surge constantemente, es  si  se podrá desarrollar  un JJ más integrador? como para todos ?, no tan fuerte ?, dejaría de ser JJ ?,  que  pasa si una persona de más de 50 quiere empezar ? podrá ? le dará el cuerpo?...

Aun no tengo una respuesta para ellos,  la estoy buscando, lo que si se, es que durante el 2013 intentaré encontrar alguna, ensayaré, entrevistaré, veré si puedo integrar  a mis coetáneos que  quieran comenzar , sin que por ello se pierda el espiritu del JJ.

Abrazos   

viernes



La MORAL

Las pocas veces que he tenido que hacer uso de mi entrenamiento en artes marciales para controlar una situación de violencia física sin armas, por suerte esta sirvió, lo único que observé, es que cambia la velocidad y potencia de ejecución
Por el resto, la técnica es buena, lo que si, hay que cuidarse mucho de posibles “manotazos” a los ojos que son peligrosísimos y posibles cómplices circundantes poniendo mucha  atención periférica y tratando de evitar la visión de tubo
El control en el piso, contra una pared o incluso una escalera pueden ser grandes aliados, lo interesante de todo esto es que sin pensarlo, las cosas funcionan solas, naturalmente el cuerpo sabe que es lo que hay que hacer y hay que dejarlo actuar, que fluya por si mismo.
Recordemos que nuestro peor enemigo en una situación por el estilo puede ser la moral, ese conjunto de códigos propios y sociales de convivencia y respeto para con el prójimo que es de lo que carecen o tienen muy alterado los chicos malos y que aunque cueste creerlo su ausencia o percepción distorsionada de la misma, puede convertir a una persona en un arma de guerra con capacidad de hacer mucho daño

Resumiendo: debo decir que gracias al entrenamiento, me sentí seguro, sin vacilaciones y sin perdida de control y aun bajo efectos de la adrenalina, las cosas funcionaron

Estimados amigos, demás está decir que no se metan en problemas pero sepan que de tener que hacerlo, detrás suyo los estará apoyando su entrenamiento

Abrazos for everybody

DZ

sábado


LUCHAR, HUIR, ESCONDERSE 

Un alumno comentó de un altercado con un chico malo en un andén de trenes, pese a  que el desenlace del hecho fue correcto, le preocupó que durante el  suceso él sintió un estado completamente alterado, desde lo  físico, lo psicológico, integral . A partir de eso, me preguntó,  que le pasó en ese momento, que es lo que lo inundo...pánico, miedo?, fue un estado desconocido y a la vez  alarmante...
Mi respuesta es que, cuando alguien se enfrenta a una situación en la que considera que su vida puede correr  peligro, es totalmente normal que el cuerpo se ponga en función de lucha-huida o alerta máxima, es una reacción primitiva y reflejo del mamífero que seguimos siendo, porque aunque nos miremos al espejo y creamos ver  un ser erguido completamente distanciado de un animal en 4 patas, lo seguimos siendo hasta la médula.  
En estas situaciones, nuestro instinto de conservación nos obliga a correr, pelear o escondernos y para ello, nuestro cuerpo recibe una sobre-estimulación motora que altera completamente nuestras percepciones y cuerpo.
El sistema nervioso autónomo toma el control de nuestro cuerpo y suceden  entre otras cosas, la hiperventilación, taquicardia, dilatación de pupilas, se altera la visión, la audición, incluso la piel hace un cambio.
El sistema muscular, prepara los grandes grupos musculares, los tensa,  y desestima los pequeños, es por ello es que cuando se enseña un sistema de defensa personal  se debe tener en cuenta este importante factor donde la motricidad fina DESAPARECE (salvo en personas super entrenadas) .   
La respiración,  al necesitar el cuerpo, una inyección de energía extra, recurre a los glúcido y  lípidos y para convertir estos elementos en potencia muscular requieren de combustionarlas con oxigeno, es por ello que en estado de alerta se produce una hiperventilación extrema.
El corazón: lo escucharé golpear, latirá con tanta fuerza y velocidad que parecerá que se me sale de mi pecho, esto ayudará a que mis extremidades reciban la energía que estamos produciendo y recibirán sangre extra aquellos músculos que sirvan para luchar,  también en el cerebro redistribuirá la irrigación, lo que dificultará ciertas funciones cognitivas como planificación y razonamiento e irrigará aquellas que me sean de utilidad para luchar.
La visión: se dilatan las pupilas y se agudiza el centro del campo visual, lo que produce un efecto de visión tubo.
El oído: cambia completamente nuestro sistema atencional  y la audición se vuelve selectiva y confusa.

Dependiendo la amenaza, el cuerpo y nuestro poco intelecto dominante en ese momento,  nos dirá si quedarnos paralizados, huir o luchar, que son las reacciones normales en el reino animal.
Salir de este estado y normalizarnos puede demorar minutos u horas, hablando con gente de la policía acostumbrada a enfrentamientos, me cuentan que mucha gente después de una experiencia de este tipo se descompone y tarda muchísimo en recuperarse y re-establecer sus parámetros normales.
Lo que podemos hacer desde las artes marciales, es entrenar ciertos aspectos y con el tiempo lograr dominar algunos de estos factores de alteración y lograr un mínimo de lucidez intelectual y física que nos pueda  guiar y ayudar a identificar una real amenaza de otra que no lo es tanto.
Sepamos también que el concepto amenaza es relativo, ello significa que lo que para uno puede serlo para otro no lo es, eso significa que una persona que se convierte en un artista marcial experimentado sin duda cambiará la percepción de peligro relativo.

Espero que esto ayude un poco para aclarar algunas dudas
Un gran abrazo para todos

Dario Zwaig